Aunque las autoridades españolas dicen a la población que quedarse en casa es la mejor forma de frenar la pandemia del coronavirus, algunas personas siguen fuera porque para ellos, su casa son las calles de Madrid y Barcelona.

España, el cuarto país del mundo con más contagiados por el virus, está bajo una cuarentena impuesta por el gobierno que ha cerrado comercios, vaciado edificios de oficinas y dejado las ciudades casi desiertas, de día y de noche.

(Emilio Morenatti / AP)






(Emilio Morenatti / AP)

En Barcelona, una ciudad normalmente bulliciosa, las figuras cubiertas por cajas, mantas, colchones o carpas destacan en el extraño vacío. Las aceras desnudas y portales de comercios clausurados donde se refugian para dormir en medio de una emergencia sanitaria acentúan el aislamiento de las aproximadamente mil personas sin hogar de la ciudad.

(Emilio Morenatti / AP)

“Es como si hubiera habido una explosión nuclear, y todos estuvieran metidos en el búnker. Solo quedamos nosotros fuera, los sintecho”, explica Gana de 36 años, que vive en la calle desde hace más de 8 años y solo utiliza un nombre.

(Emilio Morenatti / AP)






Gana aprovecha el escalón de entrada a una lujosa tienda de muebles de diseño, y que se encuentra cerrada de desde hace días, para instalar un cartón y una manta con la que cubrirse y donde pasar la fría noche.

Muchos de los centros de día y comedores sociales para indigentes han cerrado o reducido sus horarios durante la cuarentena.

(Emilio Morenatti / AP)

“Creía que lo había visto todo en estos 12 años durmiendo en la calle, pero no, este silencio de la calle durante todo el día me da miedo, más que el virus en sí…”, dijo Riccardo, de 32 años.

Riccardo duerme con otros cuatro indigentes de distintas nacionalidades en el suelo de uno de los amplios soportales que dan a Las Ramblas. Ahora, en la emblemática avenida peatonal sólo se oye el ruido de las motocicletas de la policía local.

(Emilio Morenatti / AP)






Para la mayoría de la gente, el nuevo virus causa síntomas leves o moderados como fiebre y tos, que duran unas dos o tres semanas. Pero algunos, especialmente ancianos y personas con problemas médicos previos, pueden morir o sufrir complicaciones graves como la neumonía. La mayoría de los infectados se recuperan.

Las autoridades tratan de sacar de la calle a la mayor cantidad posible de personas sin hogar, evitando hacinarlas en un albergue con habitaciones comunales donde el riesgo de infectarse del virus sería aún mayor.

(Emilio Morenatti / AP)

El gran centro de exposiciones IFEMA de Madrid se ha convertido en refugio improvisado con 150 camas. En Barcelona se ha reconvertido una antigua escuela para dar cobijo a 56 personas, y las autoridades prometen tener más camas disponibles pronto.

Los que duermen al raso en Barcelona están de acuerdo en una casa: pedir dinero o comida no tiene sentido ahora, porque no hay nadie para darles nada.





Dejá tu comentario