Detenido un marroquí de 41 años de edad por amenazar de muerte a su mujer y prohibirle que nadara en una piscina de Manacor con otros hombres. El arrestado, en un ataque de celos, acudió a la instalación deportiva y obligó a los responsables del mismo a que cursaran la baja de su mujer de forma inmediata.

Agentes de la UFAM (Unidad Familia Mujer) del Cuerpo Nacional de Policía de Baleares de la comisaría de Manacor procedieron el pasado jueves a la detención de un hombre por un presunto delito de violencia de género y daños.

Ese mismo día, el acusado se personó en la recepción de una conocida piscina de Manacor exigiendo que dieran de baja a su esposa alegando que no quería que nadara junto a otros hombres. Para no entrar en discusión, los empleados tramitaron la baja y acto seguido pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Nacional. Cuando los agentes llegaron a la vivienda, los funcionarios policiales se entrevistaron con la pareja. La mujer, visiblemente nerviosa, reconoció los hechos y apuntó que su marido le tiene prohibido nadar junto a otros hombres. Por ese motivo, le rompió el burkini y las gafas de buceo. La mujer, que no quiso interponer denuncia judicial, explicó que había sido víctima de amenazas de muerte.

La vivienda presentaba signos evidentes de que en el lugar se había producido una acalorada discusión. Muebles y cristales rotos que cuadraban perfectamente con la versión facilitada por la víctima en la que alegaba que su esposo -que estaba muy agresivo- había roto la casa propinando martillazos.

Dejá tu comentario