Contrastes sociales para nuevas familias

Vivimos en un momento de constante cambio y numerosas contradicciones. La experiencia del embarazo no es ajena a estas tendencias sociales. Por un lado, la tecnología nos permite monitorizar y controlar todos los aspectos de la gestación y el recién nacido, y por el otro, hay una pulsión de vuelta hacia la tradición, hacia los productos más naturales e inocuos posibles.


El egocentrismo de la época del selfie convive con un deseo de comunidad, de tribu, especialmente revelador para las nuevas madres y padres





Asimismo, el egocentrismo de la época del selfie, en que las embarazadas lucen fantásticas en las redes, convive con una transición y deseo de comunidad, de tribu, que es especialmente revelador para las nuevas madres y padres. Si bien durante el embarazo se informan y se dejan aconsejar por influencers, una vez nacida la criatura se agudiza la tendencia a cuestionar las comunicaciones publicitarias, los prescriptores de tendencias y el sistema en general. En la época millennial también están cambiando aspectos como la edad para tener un hijo o incluso los métodos anticonceptivos. Es una generación comprometida con el empoderamiento de la mujer y la conciencia feminista del cuerpo.

*Sergi Prieto es director de la consultora de marcas Labrand, una consultora de estrategias de marca especializada en entender los cambios de comportamiento del consumidor y los nuevos valores sociales emergentes.

Dejá tu comentario