Después de que seis personas hayan fallecido ya a causa de las complicaciones de la DANA o gota fría, toda precaución es poca. Por ese motivo, cerca de 1.500 personas han sido desalojadas «de forma ordenada» y sin heridos durante la madrugada de este domingo de un cámping del término municipal de Crevillente (Alicante) a causa de una crecida de aguas, en el marco del actual episodio de gota fría.

Fuentes de los servicios de emergencias han informado de que del total de campistas, de 310 han sido realojados provisionalmente en el interior de dos polideportivos de Crevillente.

La decisión se tomó la pasada medianoche después de que se observara que empezaba a entrar agua en el cámping, propiedad del grupo Marjal, y responsables de la Guardia Civil se reunieran con el alcalde, José Manuel Penalva, y el gerente de la instalación para tomar la determinación. El desalojo se desarrolló «de forma ordenada» hasta finalizar en torno a las 3.30 horas, sin más incidencias.

Se trata de un cámping de lujo y de los de mayor capacidad de la Costa Blanca alicantina que se halla junto a la autopista AP-7 y a muy pocos kilómetros de una de las poblaciones más afectadas por las inundaciones: Almoradí.

Dejá tu comentario