Hablar con él provoca escalofríos en cualquier fan de Breaking bad
, porque aunque no queda dudas que se trata del actor que interpreta a Saul Goodman, también es evidente que es mucho lo que le aporta al personaje que prota­goniza en Better call Saul
, cuya quinta temporada llegó a Movistar+ la semana pasada. Este hombre de 57 años nacido en Illinois y que comenzó su carrera como guionista en Saturday night live en 1987 parece haber nacido para interpretarle. Tras convertirse en parte del elenco del legendario programa junto a Adam Sandler, Chris Rock y Chris Farley, Odenkirk transitó como actor por el mundo de la comedia con variada suerte, participó en ­muchas series como guionista y hasta tuvo su propio show , pero su status en la industria se elevó cuando Vince Gilligan le dio el papel del abogado corrupto en tres episodios de la segunda temporada de Breaking Bad y lo hizo tan bien que se convirtió en una de sus figuras esenciales.






SOBRE SU PERSONAJE

“Sólo cuando ha hecho ya algo que no debe, se cuestiona si no ha ido demasiado lejos”





Su serie ha llegado ya a la quinta temporada…

Así es, y siento que el personaje ha estado creciendo y evolucionado tal como le gusta a Vince Gilligan y Peter Gould, que hicieron algo similar con Walter White en Breaking bad , aunque el camino recorrido no sea el mismo. Lo cierto es que este hombre tiene una nueva versión de sí mismo cada temporada o dos, lo cual es muy estimulante. Me encantaría ver qué pasa con esta versión final que han explorado un poco en esta nueva temporada en donde su nombre es Gene Takovic. Me pregunto quién es ese hombre.

¿Cómo fue crear a este Gene Takovic que ha pasado por todas las experiencias de Saul Goodman en Breaking bad ?

La verdad es que Gene no ha dicho demasiado hasta ahora, simplemente ha tenido un ataque de nervios porque teme que le estén buscando. Pero para ser honesto, ni siquiera yo se hacia donde se dirige esa parte de la historia. Gene es un hombre muy silencioso. Y a la vez creo que debe de resultarle muy difícil a alguien como Saul Goodman mantener la boca cerrada. Y eso es lo que tiene que hacer como Gene, callarse, no hablar con nadie, no compartir ningún detalle con extraños porque alguien puede darse cuenta de quien es el, como lo hizo el taxista de Omaha. Si piensas en quien es Saul, que es la versión más extrovertida de Jimmy McGill, tiene que ser muy duro para él lo de haberse convertido en Gene Takovic, que no habla ni hace nada.





Sobre todo después de todas las aventuras que vivió, pasarse sus días haciendo bollos de canela para ganarse la vida tiene que ser muy duro…

Tal cual. Su vida es puro aburrimiento, haciendo esos bollos ­cada mañana, ocupándose de ­esta tienda y ocultándose. No se qué es lo que le puede llegar a ­pasar, porque no hay forma en que se dedique a hacer eso hasta el final de sus días.

¿Cómo explica que tanto Breaking bad como Better call Saul se hayan convertido en series de culto en todo el mundo?

Es que a mí solo me interesa trabajar en series de culto. Vamos, no es broma, me interesa aquello que es verdaderamente potente, puro y que desafía a la audiencia. Me gustan las series que intentan tener un ángulo fresco a la hora de contar sus historias. De todos modos, esa tendencia mía no siempre sale bien. También he hecho grandes fracasos. Yo siempre me involucro con proyectos que pueden salir bien o mal. A ­veces salen bien y otras no, pero siempre corro riesgos. Muchas veces me preguntan qué era lo que estaba pensando cuando creamos esto o lo otro. Y la verdad es que estábamos cruzando los dedos. Porque también te­níamos grandes esperanzas para aquello que no funcionó.





Pero hay algo que hace que estas historias se conecten con la audiencia de todo el mundo.

Es cierto. Tengo que admitir que me sorprendió el éxito a nivel mundial de Better call Saul . Es que es un personaje idiosincrásico, mientras que yo entendí perfectamente el éxito de Breaking bad , porque tenía que ver con una historia universal de crisis de la mediana edad, con la que mucha gente se puede identificar. También soy consciente que no podríamos haber hecho lo que hi­cimos si no hubiésemos surgido de Breaking bad . Pero también muchos espectadores se pueden identificar con la noción de que tu familia no te reconoce por tus méritos. Son muchos a los que les lleva tiempo ganarse la apreciación que sienten que merecen. Y ese es Jimmy McGill. Él quiere que Kim y Chuck le quieran y le respeten, pero siempre comete errores y no logra obtener ese reconocimiento que tanto necesita por parte de la gente que admira y quiere. Tal vez no tenga la mejor noción de cuáles son sus forta­lezas y sus limitaciones, pero es algo que está desarrollando en estas últimas temporadas. Lamentablemente, creo que no está tomando las decisiones correctas. En cualquier caso, yo siempre apunto a aquello que implica un riesgo.





¿En qué medida contribuye con el equipo de guionistas en Better call Saul ?

Si se fija, verá que tenemos más mujeres que hombres en el equipo. Lo cierto es que todos ellos, incluyendo a Peter y Vince, tienen que lidiar con mis comen­tarios y los de otros actores. En el inicio no era así pero nos gustan tanto nuestros personajes que terminamos defendiéndoles. De vez en cuando les digo que Saul no haría esto o esto otro. Lo bueno es que me escuchan, porque sienten que tanto yo como mis colegas conocemos muy bien a los personajes, y que tenemos un punto de vista educado sobre quiénes son y qué clase de decisiones tomarían. Por otro lado, yo siempre quiero que Saul Goodman haga lo correcto, pero él no es así. A veces se vuelve un problema, porque yo me pregunto por qué no puede ser una buena persona. Y me responden que no, que no es una buena persona.

¿Qué cambios le gustaría incluir en la serie?

Me gustaría que desarrollara un poco más su conciencia. Aunque la tiene, definitivamente. Se siente mal, aunque eso no le pasa en el momento que está haciendo lo que no debe, porque se deja llevar por sus estafas. Sólo cuando ya lo ha hecho se cuestiona si no ha ido demasiado lejos y si no ha causado un daño colateral, que suele ser lo habitual. No se da cuenta de las consecuencias porque no piensa demasiado las cosas antes de hacerlas. Se entusiasma y se deja llevar. En cualquier caso, defendemos a nuestros personajes pero son los guionistas los que toman la decisión final y debemos obedecerles. Me gusta que Saul se haya vuelto más consciente y parece tener más claro qué es lo que está haciendo, cuándo debe cortar camino y cuándo hacerlo puede ser un problema. Eso es lo que se ve en la cuarta temporada y en la quinta, se asume como el malo. Él piensa que si los demás le ven de esa manera, pues va a convertirse en el villano o en el estafador. Cree que de esa manera ganará mucho dinero y que finalmente van a respetarle. Veremos cómo le va con eso.





Dejá tu comentario