El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, ha reprochado este viernes a JxCat haber votado contra el techo de gasto en el Congreso, una actitud que a su juicio responde a un “ deseo de querer aparentar ser los más puros, y los que más votan que no a todo”.

Para el dirigente, esta forma de actuar es contraproducente. En el caso de la votación ha aleccionado que los votos “no son para quedar bien” y que, “de lo que hacemos, nada es gratis” sino que “todo es para avanzar”. Así, Aragonès ha justificado que en el caso de que la votación no se hubiera superado, la Generalitat se quedaba sin margen de déficit y con 500 millones de euros menos para gastar.






Si la votación no se hubiera superado, la Generalitat se quedaba sin margen de déficit y con 500 millones de euros menos para gastar





En declaraciones a TV3, Aragonès ha evitado discutir con su socio de gobierno sobre la fecha de las elecciones en Catalunya, pero no así sobre la votación de ayer en el Congreso, sobre la que ERC recriminó este jueves a los ponconvergentes que cambiaran a última hora el sentido del voto (la abstención por el no) en obediencia a la decisión de Carles Puigdemont. El vicepresidente no ha tildado de desleal este comportamiento, como sí hicieron sus compañeros en el Congreso, pero ha advertido de que “las votaciones tienen consecuencias”, y la elección de JxCat iba contra los intereses de Catalunya.

Aragonès ha aleccionado a los posconvergentes señalando que “la unidad que se pide también es esto”, y ha defendido que si se hubiera querido “quedar bien” y se hubiera votado en contra, la Generalitat se habría quedado sin unos recursos para afrontar demandas sociales. “De lo que hacemos, nada es gratis. Todo es para avanzar”, ha remarcado.

Para el dirigente, 500 millones de euros es bastante dinero” y por tanto “tenemos que ser responsables” porque, “lo que no podíamos hacer de ninguna manera es bloquear estos recursos que van a la gente”. Ahora bien, ha recordado que ERC no votó a favor, sino que votó abstención, pero “el deseo de querer aparentar ser los más puros, y los que más votan que no a todo”, que a su entender es lo que mueve a JxCat, hubiese podido comportar que la Generalitat se quedara sin dos décimas de margen de déficit.





Dejá tu comentario