Mauricio Macri fue a Selva y la gente explotó de emoción

Mientras desde los sectores del peronismo se llenan la boca hablando del pueblo, de la cantidad de gente que convocan y del amor que sienten por los pobres, desde el lado de Mauricio Macri se pudieron ver estos últimos días unas imágenes que muy pocos peronistas-kirchneristas podrían obtener.

Sin necesidad de llevar micros alquilados, sin necesidad de dar choripán ni gaseosa ni bolsas con mercadería, tal como es el método utilizado por el peronismo que fabricó pobres durante décadas, el Presidente estuvo en la ciudad de Selva, en la provincia de Santiago del Estero.

Hasta allí se acercó para visitar la ciudad y para almorzar con Mabel Díaz, una vecina que le envió un mensaje al Presidente por Facebook hace tres años. Esta era la primera vez que un primer mandatario visitaba esta ciudad santiagueña.

Los vecinos de Selva se emocionaron profundamente con la visita de Mauricio Macri, quien ingresó a la casa de Mabel para almorzar con toda la familia y hablar con Fernando Medina sobre apicultura.

El recibimiento fue caluroso y lleno de emoción. La familia agasajó a Mauricio Macri con unas ricas empanadas de pollo, mientras el Presidente charlaba con cada integrante de la familia.

Durante 40 minutos le contaron al Presidente cómo está la ciudad y las tareas que desarrolla cada uno, además de escuchar de su propia boca que la ciudad le pareció muy bonita.

Después del almuerzo, Mabel salió a la calle con el Presidente, recorriendo varios metros mientras los vecinos lo saludaban y lo arengaban. Los vecinos de Selva se quedaron maravillados, tanto por la sencillez de Mauricio Macri como por ser la primera visita de un primer mandatario.

Además, el intendente de Selva, Oscar Don, declaró a Mauricio Macri huésped de honor, le brindó informes sobre los proyectos que están llevando a cabo en Selva y le entregó un presente.

Así fue la visita de Mauricio Macri a esta ciudad del sur de Santiago del Estero, quien no necesita pagar para que lo aplaudan ni para recibir el cariño del pueblo.

Dejá tu comentario