Por qué el agua de la piscina deja de estar totalmente cristalina

 

Una de las principales diversiones de chicos y grandes, en casa y fuera de ella es disfrutar de un rato agradable compartiendo en una piscina con la familia y amigos. Pero hay que prestar atención al estado del agua y de las paredes de la piscina. El agua puede tener un aspecto turbio en su superficie y ha medida que se va profundizando se pone aun más turbia, tanto que no se puede llegar a ver el fondo. Esta situación no es nada saludable sobre todo teniendo en cuenta que vamos a  tener contacto en todo el cuerpo con esa agua poniendo en alto riesgo nuestra salud y la de nuestra familia.

 

El aspecto turbio o de color verde se puede deber a múltiples factores orgánicos e inorgánicos como arcillas, limos, arenas. Y las sustancias orgánicas como algas, bacterias y virus. Si ves que tu piscina está verde, esto muy probablemente se deba a la presencia de algas. Ese es uno de los principales problemas de las piscinas. Estos microorganismos celulares se reproducen con gran rapidez y mantenerlas totalmente libres de algas verdes y algas negras requiere de cierto conocimiento. Si una persona entra a una piscina con algas su salud puede verse afectada. Afortunadamente los conocedores de la química han desarrollado métodos para solucionar estos casos y evitar que surjan.

Índice

    Limpieza del agua de la piscina en 3 sencillos pasos

     

    Para comenzar el proceso de limpieza se le hace un tratamiento al agua llamado supercloración. Con él se consiguen eliminar las bacterias y la mayor parte de las algas. Es muy importante calcular de forma precisa el volumen de agua que tiene la piscina. De esta manera se añade el producto necesario para esa cantidad de agua de acuerdo a las especificaciones del fabricante del producto.

     

    Para un baño seguro y que no afecte en nada a un ser humano el nivel de cloro debe estar entre 1 y 1,5 ml/l y el ph entre 7,2 y 7,6. Si el nivel de cloro está por encima del adecuado simplemente dejamos que el sol incida sobre la superficie de la piscina y los rayos ultravioleta lo irán disminuyendo a lo largo de las horas. Si el ph es demasiado alcalino, es decir está por encima de 7,6 se usa un disminuidor de ph elaborado con ácido clorhídrico. Si por el contrario el ph es demasiado bajo, por debajo de 7,2 se utiliza un incrementador de ph elaborado con carbonato de sodio. En ambos casos hay que seguir minuciosamente las indicaciones del fabricante del producto.

     

    Si se ha regulado el nivel de cloro y el nivel de ph pero la piscina sigue estando verde es señal de que todavía hay algas en ella. En ese caso se usa un compuesto de Sulfato de cobre que tiene múltiples usos entre los que están principalmente ser un efectivo remedio contra las algas. El agua cuando está estancada es un lugar donde fácilmente crecen algas y las piscinas cumplen con estas condiciones.

     

    Luego de este tratamiento se agregan compuestos químicos al agua que hacen que las partículas que están en el agua se vayan al fondo por gravedad, luego de unas horas estos residuos son aspirados para que la piscina quede cristalina y lista para ser usada.

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
    Privacidad